Estrés académico. ¿Cómo preparar a nuestro alumnado para los exámenes?
4 de diciembre de 2021

Las situaciones de estrés dentro del aula pueden venir dadas por varios factores, ya sean problemas personales, relaciones con los compañeros, la necesidad específica de cada alumno, sus motivaciones, el tiempo libre del que disponen, etc. Todos estos factores y más son las principales causas de estrés y ansiedad que pueden llegar a sufrir los alumnos. 

 

¿CÓMO LO DEFINIMOS?

El estrés es una reacción del organismo que surge en situaciones de peligro o que exigen un nivel de actuación muy alto para la persona que lo sufre. Algunos de sus síntomas serían la diarrea, dolor de cabeza, cansancio… Relacionado con el estrés, pero sin ser lo mismo, se encuentra la ansiedad, la cual produce nerviosismo, pánico, aceleración de la respiración y del ritmo cardíaco, entre otros síntomas. Ambos son elementos críticos que impiden el correcto desarrollo del alumno a la hora de centrarse en tareas importantes como pueden ser los exámenes y a su vez, influyen en el resultado de estos.

Debemos tener en cuenta, que ambas alteraciones, no siempre se manifiestan con los mismos síntomas, ya que a veces puede verse claramente el estrés que puede sufrir un alumno frente a un examen, pero en otras ocasiones puede quedar camuflado con un simple dolor de barriga, una mayor dificultad en el aprendizaje, una actitud más distraída o incluso agresiva. 

Es por eso que debemos prestar atención, sobre todo durante fechas importantes de exámenes, al comportamiento de nuestro alumnado para poder detectar a tiempo ambos aspectos y tratarlos como es debido. Tal y como comenta el neurólogo y ex maestro Ken Schuster, la ansiedad “tiende a cerrar el cerebro”, lo que hace que la escuela sea difícil para los niños ansiosos.
Es importante como primer paso, detectar qué situaciones son las que provocan esos tipos de síntomas para poder así tratarlas de tal forma que el alumnado aprenda cómo lidiar con el estrés y la ansiedad que sufre, aportándole las herramientas necesarias tales como estrategias de gestión emocional y desarrollo social.

 

PROBLEMAS QUE PODEMOS ENCONTRAR EN EL AULA

Cuando vemos a un alumno inquieto en su asiento y no está prestando atención, tendemos a pensar en TDAH, pero la ansiedad también podría ser la causa. Esto podría desencadenar en dificultades a la hora de ignorar los pensamientos de preocupación que invaden sus cerebros y enfocarse en la lección, es por eso que muchas veces, la falta de atención en clase o el bajo rendimiento del alumno, debe ser analizado en profundidad.

La falta de ganas por ir a la escuela también es otro desencadenante del estrés y la ansiedad que le puede provocar el simple hecho de acudir a clases. Los índices de niños que rechazan la escuela tienden a ser más altos después de las vacaciones o de días de enfermedad, porque los niños tienen mayor dificultad para regresar después de unos días de ausencia.

Cuando un niño empieza a dudar de sus habilidades en alguna materia, la ansiedad se puede convertir en un factor que obstaculiza el aprendizaje o la capacidad de mostrar lo que sabe. A veces esto puede ser malinterpretado como un trastorno del aprendizaje cuando en realidad es ansiedad. Sin embargo, la ansiedad también puede ir de la mano con los trastornos del aprendizaje. Cuando algunos alumnos empiezan a notar que algo es más difícil para ellos que para los demás niños, y que se están quedando atrás, es entendible que se sientan ansiosos. El periodo previo a que un trastorno del aprendizaje sea diagnosticado puede ser particularmente estresante para los niños.

RECOMENDACIONES Y TÉCNICAS

Un punto fundamental para mejorar la ansiedad y el estrés del alumnado es crear un clima de seguridad y tranquilidad dentro del aula, trabajando así las relaciones entre los propios alumnos, fomentando el apoyo mutuo y el respeto.

Las técnicas de relajación también son muy necesarias para mostrar al alumnado cómo aprender a recuperar la serenidad y la calma después de una situación de estrés o ansiedad.

Otro aspecto que influye en la aparición de este tipo de situaciones es la falta de organización y gestión del tiempo. Gran parte del alumnado es propenso a dejarlo todo para el último momento, o simplemente no saben cómo organizarse. Es importante ofrecer técnicas de organización para aprender a distribuir y priorizar tareas.

Siempre que hay una necesidad especial con un alumno, se recomienda coordinarse tanto con la familia como con el equipo de orientación. Esto resulta especialmente importante en estos casos debido a que la fobia escolar se desarrolla muy rápidamente. Una vez que empiezan a haber situaciones de escape o evitación del colegio, tiende a ser más compleja la recuperación.

Debemos remarcar que estas técnicas pueden ser usadas de manera general para todo el grupo clase, pero es importante dedicar un momento a cada alumno de manera individual, para que se sientan seguros y libres de expresar lo que sienten y lo que les angustia. El Dr. Schuster destaca que cuando los niños se sienten ansiosos en situaciones sociales, a veces les resulta más fácil mostrar lo que saben cuando los maestros les piden hacer las cosas de manera individual, lejos del grupo.

 

LA RISA, ¡LA MEJOR ALIADA!

La risa es un excelente antídoto contra la ansiedad. Es más, se ha demostrado que, aún sin estar bien pones cara de estar bien, tu cuerpo genera una predisposición para sentirte mejor. ¿Recuerdas algún momento en el que estás llorando pero sonriendo a la vez? ¿Cómo te has sentido inmediatamente?

Pues bien, existe una rutina muy eficaz y que sólo precisa de un lápiz. Estando en un aula seguro que no tienes problemas para hacerte con uno.

La rutina consiste en agarrar el lápiz con los dientes en horizontal, como si estuvieras sonriendo. Intenta mantener el lápiz en esa posición durante, al menos, quince segundos. Lo que consigues es que tu cerebro cree la dopamina que nos hace sentir mejor, además de relajar los músculos y mejorar la respiración.

 

 

 

Fed UE
Didactic Labs, en el marco del Programa de Iniciación a la exportación del ICEX, ha contado con el apoyo del ICEX y con la cofinanciación del fondo Europeo FEDER, para contribuir al desarollo Internacional de la empresa y de su entorno.
Go up